ÉTICA, RSC Y COMPLIANCE: UN TRINOMIO INDISPENSABLE PARA UN TURISMO RESPONSABLE

codigo-etico-omt

Un trinomio indispensable para un turismo responsable y sostenible, que se materializa en la elaboración de un Código Ético o bien, en su necesaria renovación a partir de la última reforma del Código Penal de 2015.

En este post te explicamos brevemente qué es un Código Ético, cuál es la relación entre “Compliance” (cumplimiento legal, en inglés), y RSC (Responsabilidad Social Corporativa), para qué sirve y qué contenido básico debería incluir. También introducimos el Código Ético Mundial del Turismo de la OMT (Organización Mundial del Turismo) y la reciente alianza entre el Pacto Mundial de Naciones Unidas y la OMT para promover los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), inspiradores para guiar nuestra labor en el terreno que nos ocupa.

¿QUÉ ES UN CÓDIGO ÉTICO?

El Código Ético, en el contexto de la última reforma del Código Penal (2015), es el documento normativo más relevante de la organización que recoge el conjunto de sus compromisos corporativos. Constituye el instrumento clave para hacer pública su cultura ética e interés por gestionar los negocios teniendo en cuenta las preocupaciones e impactos de grupos de interés a quienes afecta, incluido el medioambiente. En este post vamos a resumir las cuestiones fundamentales a considerar para elaborarlo de forma práctica.

Establece la misión, visión y valores que guían a la compañía y sus obligaciones frente a  sus “stakeholders” (grupos de interés). Su ámbito de aplicación se extiende a todos los niveles de la empresa (órganos de administración y control, cargos directivos y todo el personal) en el desarrollo de sus funciones en cualquier empresa del grupo (filial y participadas), en cualquier lugar del mundo (tanto local como internacional) y, cuando sea posible, a los proveedores, distribuidores y clientes de la empresa.

El código es público y accesible a todos los que, de una forma u otra, tienen interés o relación con las actividades de la empresa.

¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE COMPLIANCE (CUMPLIMIENTO LEGAL) Y RSC?

Compliance es el programa de cumplimento legal penal que surge a raíz de la última Reforma del Código Penal. Se concreta en un sistema de prevención y gestión de riesgos penales que las empresas están obligadas a observar. Tiene que ver por tanto, con la prevención de los 31 delitos que expresamente señala la ley, destacando:

–          Corrupción:

  • Blanqueo de capitales (art. 302)
  • Tráfico de influencias (art. 430)
  • Cohecho (art. 427)

–          Fraude fiscal: Delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social (art. 310 bis)

–          Delitos contra el mercado y los consumidores (art. 288)

–          Delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente (art. 327 y 328)

–          Delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros (art. 318 bis)

–          Publicidad engañosa (art. 282)

–          Delitos contra la propiedad intelectual e industrial (art. 288)

El Código Ético constituye uno de los elementos clave para prevenir y gestionar los riesgos penales de una empresa. 

La RSC, que no es de obligado cumplimiento, es la expresión de una voluntad honesta y coherente por hacer las cosas de forma correcta aspirando a equilibrar lo mejor posible los intereses y preocupaciones de todos los grupos de interés. La estrategia RSC debería de velar por la gestión ética y responsable del conjunto de la organización. Es la RSC la que nos recuerda que los atajos, las lagunas y las ingenierías financieras, aun pudiendo ser legales, distan mucho de la ética y de la buena práctica empresarial.

¿PARA QUÉ SIRVE UN CÓDIGO ÉTICO?

Las principales funciones del Código Ético son:

  • Aumenta la sensibilidad ética, el buen juicio y establece que el comportamiento ético es la norma básica de la organización;
  • Fomenta el coraje moral de las personas facilitando la toma de decisiones en caso frente a dilemas éticos;
  • Reafirma y contribuye al sentido de identidad de una organización;
  • Es el instrumento básico para definir y hacer público el compromiso de la empresa con la ética;
  • Ayuda a gestionar y minimizar los riesgos penales de acuerdo con la reforma del Código Penal;
  • Es una guía substancial para todos cuando se dan situaciones de conflicto de intereses u otras situaciones de riesgo;
  • Protege a los profesionales frente a ciertas presiones (por ejemplo, la presión del ahorro de costes para optimizar beneficios, recuérdese caso Volkswagen);
  • Ayuda a coordinar mejor los esfuerzos por establecer unas bases comunes para la gestión desde todos los departamentos;
  • Sirve para definir las responsabilidades de los miembros respecto a su lugar de trabajo o profesión;
  • Es una herramienta pedagógica potente.

¿CÓMO DEBERÍA SER UN BUEN CÓDIGO ÉTICO?

Para maximizar su utilidad, el código ético debería ser:

–          Construido desde y con la implicación de los altos cargos de la empresa;

–          Consensuado en su elaboración y aceptado por todas las personas que la integran y, a ser posible por los grupos de interés más críticos,

–          Un trabajo en equipo, impulsado y coordinado por el Comité de Ética y/o el departamento RSC y/o el “compliance officer”.

–          Dinámico y flexible: debería de ser un documento vivo que se enriqueciera con las circunstancias y dilemas que se viven día a día en la empresa y que se adaptara  a los cambios del entorno donde se opera.

–          Capaz de canalizar la preguntas, sugerencias o “apelaciones” al Código.

¿CUÁL ES EL CONTENIDO BÁSICO QUE DEBE INCLUIR?

El contenido suele estructurarse en función de los grupos de interés o en función de los temas, de los cuales no pueden faltar:

–          Principios generales y requerimientos de conducta

–          Cumplimiento legal

–          Protección derechos humanos y laborales

–          Conflicto de intereses

–          Prevención de la corrupción y transparencia

–          Medioambiente, seguridad y salud

–          Tratamiento de la información y criterios de privacidad

–          Ejecución y control de Compliance

–          Canal de denuncias y quejas

Los principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas “Global Compact” constituyen una guía básica del contenido indispensable que debería incluir. Consultar http://www.pactomundial.org/

EL CÓDIGO ÉTICO DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL TURISMO (1999)

En el ámbito del turismo responsable y sostenible este estándar es el marco fundamental de referencia. De adhesión gratuita, previo compromiso de implementar los 10 principios que establece y de enviar al semestre de la adhesión un informe de las iniciativas emprendidas para su consecución.

La firma del Compromiso compromete formalmente a las empresas a salvaguardar una serie de principios éticos relacionados con la sostenibilidad y el desarrollo responsable de las prácticas del turismo tales como respetar los derechos humanos, promover la lucha contra la explotación de las personas y del medio ambiente, la igualdad de género, la accesibilidad, así como promover el respeto de las comunidades locales y los derechos de los trabajadores.

La adhesión supone además  un esfuerzo de promoción  del Código Ético al sector, a socios, proveedores, clientes, empleados y accionistas. El acto de firma del Compromiso requiere de la presencia del Secretario General de la OMT por una parte, y la máxima autoridad de la empresa firmante, ya que se trata de un acto público de declaración de intenciones.

¿QUÉ ES LA ALIANZA “TURISMO RESPONSABLE: UN COMPROMISO DE TODOS”?

El Pacto Mundial de Naciones Unidas y la OMT (Organización Mundial del turismo) como interlocutores del sector privado han firmado esta alianza para enfocarse juntos hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda de Desarrollo 2030 . A través del fomento de la Responsabilidad Social en las empresas y asociaciones profesionales del sector turístico, aspiran a promover el compromiso real duradero de los agentes del sector con los principios éticos y universales con el fin de desarrollar un turismo responsable y sostenible 

¿TE AYUDAMOS A ELABORAR O MEJORAR TU CÓDIGO ÉTICO?

Si quieres desarrollar un código ético, re-versionar el existente incorporando las directrices de la nueva reforma de Código Penal o, adherirte al Código Mundial del TurismoSegundoMundo te puede ayudar. Contamos con equipo legal (experto en Compliance) y de RSC para construir un marco normativo práctico y comprensible para todos.

Fuentes consultadas:

–          The Ethics Codes Collection (ECC) database, Center for the study of ethics in the professions, Illinois Institute of Technology.

–          Reforma del Código Penal

LAS EMPRESAS TIENEN MÁS RESPONSABILIDAD PENAL

Imagen de diarioresponsable.com
Imagen de diarioresponsable.com

El 1 de julio de 2015 entró en vigor la reforma del código penal que, entre otras modificaciones, amplía el marco normativo de exigencia de responsabilidad penal a las personas jurídicas. Para saber mejor en qué consiste esta actualización hemos entrevistado a Manuel Troyano, abogado penalista experto y profesor de derecho penal en ESADE.

¿Puedes concretarnos qué cambios introduce la nueva reforma?

Supone una mejora técnica sobre la responsabilidad de las sociedades y amplía la ley de 2010 sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas que solamente contemplaba un tipo de compañías y lo novedoso ahora es que todas deben asumirla: públicas, privadas y mixtas.

Es importante subrayar que esta reforma, al igual que la ley de 2010, que es la que introdujo la responsabilidad penal de las personas jurídicas, está pensada especialmente para las grandes corporaciones. En ellas la complejidad de sus estructuras orgánicas y su gran tamaño, hace que el proceso de toma de decisión se desarrolle a través de un entramado haciendo muy difícil identificar a los responsables de un acto constitutivo de delito.

¿Cuáles son los delitos que tipifica?

No tipifica específicamente, pero nos referimos básicamente a delitos en perjuicio del mercado,  la corrupción, la gestión  desleal (incluido la imposición de acuerdos abusivos o la negación de información al socio), aquellos que suponen una afectación a los intereses generales de la comunidad y su convivencia, de protección del consumidor, delitos fiscales, delitos contra el medio ambiente, por citar algunos.

La responsabilidad penal que puede derivarse de una toma de decisiones que constituya un delito  se refiere tanto a la acción como a la omisión. El deber de hacer o de no hacer lo que se espera de un gestor bueno y prudente.

¿Los delitos se limitan a los ocurridos en territorio español o también a aquellos provocados por empresas españolas en el extranjero?

La autoridad judicial española conoce los delitos cometidos en España.

Pero… por citar un ejemplo, en el trágico derrumbe de la fábrica de confección de ropa en la plaza Rana de Bangladesh (abril 2013), El Corte Inglés, Inditex o Mango eran las principales empresas españolas que de forma indirecta causaron la muerte a miles de trabajadores. Sabemos, a través de la Campaña Ropa Limpia, que han contribuido al pago de indemnizaciones a las familias de las víctimas: 1.134 personas murieron y miles sufrieron daños, sin embargo el monto de estas indemnizaciones está muy lejos de lo que esperan los afectados (ver más info en http://www.cleanclothes.org/ranaplaza). Con tu contestación, ¿nos dices que la ley española no obliga a estas empresas a indemnizar a las víctimas y a asumir su responsabilidad en lo sucedido? (*)

Este suceso no es competencia para ser perseguido penalmente por los tribunales españoles.

(*) El parlamento francés está trabajando en un proyecto de ley que podría afectar considerablemente a los negocios globales en relación a las vulneraciones de los derechos humanos. Esta ley obligaría a las compañías a la debida diligencia (due diligence, en inglés) contemplada en los Principios Rectores de Naciones Unidas de Empresa y Derechos Humanos) e introduciría sanciones en caso de vulneración de estos derechos fundamentales (más info: http://www.ihrb.org/commentary/towards-mandatory-corporate-human-rights-due-diligence.html). En este sentido, hace ya un año que España publicó el borrador del Plan Nacional de Empresa y Derechos Humanos,  todavía está pendiente de aprobación.

¿En qué niveles de una compañía recae la responsabilidad penal?

Recae en la propia compañía ya que se entiende que tiene una voluntad propia y que ésta es distinta a la de sus directivos. Como he dicho antes, las decisiones en las grandes compañías son complejas y, a menudo, están por encima de la entrada o salida de determinados miembros de sus órganos de dirección.

Está claro que a una persona jurídica no puedes meterla en la cárcel. Por ello, las sanciones penales que contempla son: cierre o suspensión temporal de la actividad, sanciones de naturaleza económica, prohibición de contratar con la administración, multas penales… todo ello con independencia de las indemnizaciones civiles que debería soportar por los daños causados a terceros.

Si además, puede probarse que un directivo, miembro del consejo o administrador es responsable del delito, éste puede ser condenado a una pena de prisión.

¿Cómo están reaccionando las empresas  ante esta nueva reforma?

Están actuando como en todo: básicamente con responsabilidad. Ello significa que los órganos directivos se están dotando de un programa de cumplimiento legal penal. Como en otros casos, puede abordarse como un “copiar y pegar”… o puede estar muy bien elaborado y contextualizado de acuerdo con las particularidades de la empresa.

Si este programa se hace bien, los órganos directivos deberían establecer unos sistemas de control en cuanto a la toma de decisiones. Básicamente me refiero, por un lado, a analizar orgánicamente cómo se toman las decisiones en los estamentos y departamentos, cuáles son los vectores que influyen, y,  por otro, como quedan representados los intereses de los socios de forma que no se perjudiquen los intereses de los minoritarios.

Idealmente debería existir un sistema de control externo que verificara periódicamente el cumplimiento de los programas de prevención. Yo aconsejaría a la compañía encargar esta labor a un despacho experto en temas penales capaz de homologar que se trata de una compañía seria; es decir, que cumple con la ley y que sus órganos de dirección cumplen con su deber de cuidado. Todos sabemos cuál es la idea de empresa o empresario serio.

Pensemos en los asesores fiscales cuyo encargo es optimizar fiscalmente y conseguir una cuenta de resultados reluciente… Sin embargo, por el camino se pueden haber cometido un montón de fraudes e interpretaciones de los números que responden a intereses particulares.

Pensemos también en las grandes compañías auditoras y sus conexiones con las grandes corporaciones, ello hace difícil también su visión imparcial y no sesgada de determinados hechos cometidos por la empresa-cliente.

¿Puedes explicarnos cómo entiendes tú el “compliance”

Se trata básicamente de ser una empresa seria, lo que acabamos de explicar.

En España, esto es muy nuevo, y desde 2010, las grandes compañías necesitan un programa de “compliance”. En una de tamaño medio o pequeño ya se sabe quién ha sido…

“Compliance” lo traducimos en programa de cumplimento legal penal, con independencia de quién tenga una responsabilidad personal.

¿Ves relación entre Compliance y RSC? Si, sí, ¿cómo la explicarías?

El derecho penal se basa en la moral. Aquí estamos hablando de los ataques más graves a la convivencia y a cuestiones que van en contra de la moral y de la ética.

Si para defraudar te amparas en estructuras complejas que hacen difícil descubrir que eres el responsable/culpable, tu comportamiento es delictivo.

En España estamos en la cola de todo esto. Por poner un ejemplo: en Alemania, la utilización del tiempo de trabajo y los medios de una compañía en interés propio es un delito penal ya que se entiende que es un robo.

Cuando te ves obligado a defender a un cliente culpable de corrupción, por poner un ejemplo, ¿cómo lo afrontas?

Intento que las consecuencias que se deriven de su conducta sean las mínimas y lo más proporcionales posibles de acuerdo al delito cometido. Para ello aconsejo reconocer los hechos, reparar los daños, facilitar la investigación…

Muchísimas gracias! Esperemos que la ética acompañe al “compliance” para que tenga verdadero sentido.

Para más información: mtroyano@telefonica.net

LECCIONES APRENDIDAS DEL ESCÁNDALO DE VOLKSWAGEN

VW: NO MORE LIES

Resumimos y comentamos aquí las ideas fuerza del artículo de Richard Hardyment de hoy en Triplepundit[1], vale la pena leerlo entero aquí.

Según el Daily Telegraph británico, la RSC se ha convertido en una peligroso “fraude” pues permite a las compañías exhibir sus virtudes y su buena apariencia mientras que los estándares internos se permiten equivocarse y meter la pata.

Volkswagen tenía un código de conducta fascinante de leer (descargar en pdf)  con contundentes declaraciones de buenas intenciones y compromisos con la ética, la responsabilidad del negocio y la sociedad.

¿Significa lo sucedido que la RSC está condenada al fracaso? Nada más lejos de la realidad. Como resultado de este comportamiento anti-ético e irresponsable en la práctica del negocio, el precio de la acción de VW ha caído más del un 40% y la compañía afronta multas de billones de dólares.

LA NO-INTEGRIDAD EN EL NEGOCIO CUESTA MUY CARA

Unos 230 pleitos ya han sido iniciados, peticiones de reembolsos pueden causar perjuicios durante años. En total, algunos analistas sitúan el coste potencial del fraude en un total de 33 billones $. La policía ha asaltado la sede central y el daño provocado a la marca y a sus relaciones con políticos, reguladores, grupos ambientales, accionistas y consumidores es colosal.

Un duro golpe para los que miden los resultados del negocio con la métrica financiera no dando la suficiente importancia a los criterios éticos y relacionales.

La parte positiva del escándalo es que tenemos frente a los ojos un business case que nos demuestra claramente el coste y los riesgos que supone no tomarse en serio la ética y la RSC en los negocios.

[1] TriplePundit, a Certified B-Corporation, is one of the world’s most widely-read websites on ethical, sustainable, profitable business, with over 450,000 unique monthly readers. We cover topics such as global water and energy challenges, sustainable food, supply chain sourcing, smart cities, integrated corporate reporting, e-waste recycling, and much more!